Skip to main content

Es común que los perros olviden o dejen de responder a comandos básicos con el tiempo. En este artículo, exploraremos cómo puedes refrescar el entrenamiento de tu perro y recordarle esos comandos esenciales para una convivencia armoniosa.

Estrategias para refrescar el entrenamiento

1. Revive la rutina

Vuelve a implementar una rutina de entrenamiento regular. La consistencia es clave para que tu perro recuerde y mantenga los comandos.

2. Comienza desde lo básico

Vuelve a los comandos más básicos que tu perro debería conocer, como «sentado», «quieto» y «ven». Refuerza estos comandos antes de avanzar a otros más complejos.

3. Utiliza refuerzo positivo

El refuerzo positivo es esencial. Recompensa a tu perro con golosinas y elogios cada vez que responda correctamente a un comando. Esto refuerza el comportamiento deseado.

4. Sesiones cortas y regulares

Realice sesiones de entrenamiento cortas y regulares, de 5 a 10 minutos cada vez. La repetición gradual ayudará a tu perro a recordar los comandos.

5. Elimina las distracciones

Comienza el entrenamiento en un lugar libre de distracciones y, gradualmente, introduce distracciones controladas a medida que tu perro mejore.

6. Sé paciente y consistente

La paciencia y la consistencia son fundamentales. No te frustres si tu perro no responde de inmediato. Mantén una actitud positiva y sigue trabajando en el entrenamiento.

7. Reevalúa el entrenamiento anterior

Si tu perro sigue teniendo dificultades con ciertos comandos, considera si necesitas ajustar la forma en que se le enseñaron originalmente.

Un perro bien entrenado

Refrescar el entrenamiento de tu perro es posible con una rutina regular, refuerzo positivo y paciencia. Recuerde que cada perro es diferente y puede requerir un enfoque adaptado a sus necesidades individuales. Con el tiempo y el esfuerzo, podrás disfrutar nuevamente de la obediencia de tu perro y fortalecer tu vínculo.