Skip to main content

El lamido genital en los perros es un comportamiento que puede ser normal en ciertas situaciones, pero también puede ser un signo de problemas de salud. En este artículo, exploraremos las posibles causas del lamido genital en los perros y cuándo deberías preocuparte.

Lamido genital en perros

1. Comportamiento normal

Limpieza: el lamido ocasional de los genitales es una forma natural en que los perros se mantienen limpios.

Marcado de territorio: algunos perros pueden lamer los genitales como una forma de marcar su territorio con su olor.

2. Problemas de salud posibles

El lamido genital excesivo o persistente puede ser un indicio de problemas de salud. Aquí hay algunas posibles causas:

a. Infecciones urinarias: las infecciones del tracto urinario pueden causar irritación y picazón en los genitales, lo que lleva al lamido.

b. Alergias: las alergias a alimentos o alérgenos ambientales pueden causar picazón en todo el cuerpo, incluidos los genitales.

c. Irritación o heridas: cualquier irritación o herida en la zona genital puede llevar al lamido constante.

d. Problemas de piel: problemas de la piel como dermatitis pueden causar picazón y lamido.

e. Problemas de comportamiento : El estrés o la ansiedad pueden llevar a un aumento en el lamido genital como una forma de automedicación.

Cuándo deberías preocuparte

Si notas que tu perro se lame los genitales de manera excesiva, persistente o si hay signos de enrojecimiento, aumento, sangrado o molestias en la zona genital, es importante consultar a un veterinario. Estos pueden ser signos de problemas de salud que requieren atención médica.

Observación cautelosa y atención veterinaria

El lamido genital en los perros puede ser un comportamiento normal de limpieza o marcado de territorio, pero también puede ser un signo de problemas de salud. Es importante observar el comportamiento de tu perro y buscar atención veterinaria si el lamido es excesivo o si hay signos de molestias en la zona genital. La salud y el bienestar de tu mascota son lo más importante, y un veterinario puede ayudarte a determinar la causa y proporcionar el tratamiento adecuado.