Skip to main content

En algún momento dado durante la vida de tu perro, sobre todo cuando tiene una edad adolescente, es muy probable que aparezcan signos de estrés y de ansiedad. En este artículo, te enseñaremos a detectar los signos de estés y de ansiedad y a qué hacer ante ellos:

El estrés y la ansiedad: señales

1. Cambios en el comportamiento

Agresión: los perros estresados ​​pueden mostrar agresión inusual, como gruñir o morder.

Aislamiento: algunos perros pueden alejarse de la interacción social cuando están estresados

Hiperactividad o inquietud: otros pueden volverse hiperactivos o inquietos, incapaces de quedarse quietos.

2. Cambios físicos

Temblores o sacudidas: los perros estresados ​​pueden temblar o sacudirse.

Diarrea o vómitos: problemas gastrointestinales como diarrea o vómitos pueden ser signos de estrés.

Respiración rápida: una respiración rápida o jadeo excesivo puede indicar ansiedad.

3. Cambios en la conducta alimentaria

Inapetencia o comer en exceso: algunos perros pueden perder el apetito cuando están estresados, mientras que otros pueden comer en exceso como una forma de consuelo.

4. Comportamientos compulsivos

Lamido excesivo: el lamido constante de patas u otras partes del cuerpo puede ser un signo de estrés.

Rascado continuo: el rascado persistente también puede ser una respuesta al estrés.

5. Cambios en la postura y la expresión

Orejas hacia atrás: las orejas hacia atrás pueden indicar sumisión o incomodidad.

Cola baja o entre las patas: una cola baja o entre las patas es un signo claro de que tu perro puede encontrarse estresado.

6. Vocalización excesiva

Ladridos o aullidos constantes: los perros pueden ladrar o aullar en exceso cuando están estresados.

7. Signos de evitación

Evitar el contacto visual: algunos perros evitarán el contacto visual directo cuando están estresados.

Evitar situaciones o lugares: pueden evitar lugares o situaciones que asocian con el estrés.

Observación y apoyo

La detección temprana de las señales de estrés o ansiedad en tu perro es crucial para brindarle el apoyo necesario. Observar su comportamiento, cambios físicos y emocionales le ayudará a identificar cualquier problema potencial. Siempre consulta a un veterinario o a un profesional de comportamiento canino si crees que tu perro está experimentando estrés o ansiedad significativas para que puedan ofrecerle orientación y soluciones adecuadas.