Skip to main content

La cojera en los perros puede ser un signo de molestia o lesión. En este artículo, exploraremos las posibles causas de la cojera en tu perro y cuándo es el momento adecuado para consultar a un veterinario.

Posibles causas de la cojera

1. Lesiones en las patas

a. Esguinces y distensiones: las lesiones en los ligamentos y músculos son comunes y pueden resultar en cojera.

b. Fracturas: una fractura en un hueso de la pata puede causar cojera inmediata.

c. Espinas o astillas: objetos extraños en las patas pueden causar dolor y cojera.

2. Artritis

La artritis, una afección degenerativa de las articulaciones, puede causar dolor crónico y cojera, especialmente en perros mayores.

3. Infecciones

Infecciones en las patas, como abscesos o infecciones de uñas, pueden causar cojera debido a la inflamación y el dolor.

4. Problemas en la columna vertebral

Los problemas en la columna vertebral pueden afectar la marcha de tu perro y causar cojera.

5. Lesiones en las almohadillas

Las almohadillas dañadas por cortes, quemaduras o abrasiones pueden causar cojera.

6. Enfermedades sistémicas

Algunas enfermedades sistémicas, como la enfermedad de Lyme, pueden causar cojera como uno de sus síntomas.

Cuándo consultar al veterinario

1. Cojera persistente o severa

Si la cojera persiste durante más de un día o es severa, debes consultar a un veterinario de inmediato.

2. Cojera acompañada de otros síntomas

Si la cojera se acompaña de otros síntomas, como fiebre, letargo o pérdida de apetito, consulte a un veterinario.

3. Cambios en el comportamiento

Si notas cambios en el comportamiento de tu perro, como una disminución en la actividad o la interacción, es una señal de que algo no está bien y debes buscar atención veterinaria.

4. Lesiones visibles o heridas abiertas

Si ves una lesión visible o una herida abierta en la pata de tu perro, consulta a un veterinario para recibir atención adecuada.

Priorizando la salud de tu perro

La cojera en los perros puede tener diversas causas, desde lesiones hasta enfermedades sistémicas. Es importante prestar atención a la gravedad y la duración de la cojera y consultar a un veterinario si tiene dudas. Priorizar la salud de tu perro y obtener un diagnóstico y tratamiento temprano puede ayudar a aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida de tu compañero canino.